Harmonia libertaria: rayuela

Una sociedad universal de pequeñas ciudades libertarias, autogestionarias, ecológicas, un poco urbanas y un poco rurales, con tejados que son jardines comestibles (huertos con flores) y cada manzana (pero manzana redonda, no cuadrada)tenga un parque comunitario que es un huerto.

10.12.2005

En Harmonía, los placeres son asunto de Estado

El tema parece frívolo a esos civilizados que relegan el amor al rango de cosa inútil y lo hacen, bajo la autoridad de Diógenes, ocupación de los perezosos.

Tampoco lo admiten más que a título de placer constitucional sancionado por el matrimonio; no sucede lo mismo en la Harmonía, donde, al volverse los amores asunto de Estado y fin especial de la política social, debe darse necesariamente gran importancia al amor, que en efecto retiene el primer rango entre los placeres; la cábala gastronómica, otro placer de Harmonía, retiene el primer rango en títulos, pero el amor lo retiene en la realidad.

Se trata aquí de asegurar a las personas de toda edad el encanto del amor… como podemos encontrarlo en la juventud.

La solución de este caprichoso problema exigirá cierto razonamiento. ¿Nos asustaremos por unas pocas espinas cuando se trata de penetrar en el nuevo mundo amoroso? Por lo demás, nada de espinoso tendrá el camino, sino sólo una controversia más placentera que difícil.

[…] Establezcamos bien el problema a debatir en estas 3 secciones. La civilización no sabe procurar los diversos encantos del amor a quienes están en edad de gozar de él y se trata aquí de hacerlo no sólo para aquellos que están en la edad, sino también para quienes han pasado de ésta. Hacer por los viejos aun mucho más de lo que la civilización hace por los jóvenes es una brillante perspectiva para unos y para otros.

Charles Fourier: El nuevo mundo amoroso. Manuscrito inédito.

1 Comments:

At 4:21 p. m., Blogger abundancia said...

¿quizas los angeles esten rejuveneciendo y haciendo sus cuerpos mas bellos y funcionales?

namaste

 

Publicar un comentario

<< Home