Harmonia libertaria: rayuela

Una sociedad universal de pequeñas ciudades libertarias, autogestionarias, ecológicas, un poco urbanas y un poco rurales, con tejados que son jardines comestibles (huertos con flores) y cada manzana (pero manzana redonda, no cuadrada)tenga un parque comunitario que es un huerto.

12.30.2006

Segundo Concilio de Gastrósofos

El Iris de Harmonía

Ciudad Fourier:

Segundo Concilio de Gastrósofos

El máximo galardón del Concilio de Gastrósofos será otorgado a Volován de Pechuga de Angelita, (9 años) precoz cultora de la Gaya Ciencia coquinaria. El acto tendrá lugar durante la segunda reunión del Concilio que esta vez se celebrará en Ciudad Fourier para honrar la capital gastronómica de la República de Harmonía.

“Desde los cinco años debatí con ancianos gastrósofos sobre el arte de la cocina y en el colegio saqué las mejores notas. Los ciudadanos fourieristas me conocen por una especialidad mía: el Volován de Pechuga de Angelita, que es ahora tan famoso que se ha convertido en mi nickname”, dijo la galardonada.

SEGUNDO CONCILIO

El Concilio de Gastrósofos es el máximo acontecimiento anual en la vida de Harmonía. Compuesto por doce miembros, el Concilio reúne a los sabios en el arte de comer bien y liviano para danzar, volar y echar vuelo a la imaginación, al arte y al amor. Está presidido por Entremés de Fruti di Mare, sabio de origen italiano especialista en hors d’oeuvre, aperitivos y tablas de delikatessen. Trinche Mayor o secretario ejecutivo es Pique Macho Calacaleño, un robusto veterano de la cocina criolla del noble y valeroso barrio de Cala Cala, en el mundo que dejamos atrás. Hay seis mujeres entre las cuales la decana es Rosy Scardino, más conocida por su nickname Cuccina Amore, también de origen italiano, y la Gastrósofa más joven es Mar y Cielo, a quien este redactor no sabe por qué admirar más, si por los manjares que cocina o por la finura y sensualidad de su rostro.

QUÉ ES LA GASTROSOFÍA

“Estudiar la alimentación es más importante que conocer el mundo del espíritu”, sentencia Cola de Cabrito enguajado de la Matanza de Tehuacan, notable gastrósofo de origen mexicano. “En buenas cuentas, lo que importa es el alimento y el cuerpo, la carne, cuyos detritus o desechos sólidos son el sorete y la metafísica”, pontifica riendo Andá Cantale a Gardel, gastrósofo argentino. “El alimento da vida a la carne, al cuerpo, pero también se transustancia en buen humor, en bienestar, en capacidad de filosofar, de cantar, de poetizar, de danzar, qué se yo, una forma espiritual del sorete, que es el arte o la metafísica”, agrega el gaucho.

Ciudad Fourier fue fundada para honrar la memoria del Padre de los Falansterios, el socialista utópico francés cuyo pensamiento es la ideología más generalizada y querida en la República de Harmonía. El monumento a Charles Fourier, que adorna el Parque Central de la ciudad del mismo nombre, es el sitio más visitado por fourieristas, turistas y libertinos de toda Harmonía. Se lo ve sentado en una mesa de banquete, junto a su cuñado Brillat-Savarin y al filósofo Nietzsche. Allí reposan sonrientes Petronio, Gargantúa y Pantagruel, Grimod de la Réyniere, Boris Vian y Michel Onfray, entre otros héroes no menos ilustres. Las efigies son del museo de cera de Harmonía y tienen una vivacidad sobrenatural, pues no sólo parecen reales sino que eructan y expulsan gases perfumados por una digestión superior. Al mismo tiempo, cada héroe de la Gastrosofía tiene un globito encima con alguna de sus frases históricas. La mesa tiene un letrero general que dice: “La dietética es la unión superior de la ética con la estética; es el arte de construirse a sí mismo”. Nietzsche nos dice: “Seamos los poetas de nuestra vida, y en primer lugar en el detalle minucioso y en lo más banal”. Michel Onfray reflexiona: “La vida cotidiana está compuesta por detalles minuciosos y aparentemente banales como son las necesidades fisiológicas. Ocultarlas, reprimirlas, cubrirlas con un velo de pudor puede convertir estas necesidades en bombas de tiempo. ¿Cómo se puede filosofar sobre la existencia conteniendo las ganas de evacuar, de hacer el amor, de comer, de beber, de embriagarse?” Nietzsche le replica: “El hombre ya no es artista, es él mismo una obra de arte”.

Numerosos visitantes se sientan allí en los asientos disponibles y reflexionan en voz alta sobre temas capitales como el amor, la codicia, el deseo, la conciencia, la piedad, la crueldad, el empleo del tiempo, las costumbres.

Quienes más disfrutan del Concilio son los estudiantes, porque desde muy tierna edad cursan materias como dietética y fisiología.

Fourier sentencia: “El Estado debe intervenir para que a nadie le falte alimentación de calidad y conforme a su temperamento, y para que cada uno encuentre en esta vida su par amoroso, por más fantasiosas que sean sus preferencias sexuales”. Otra frase fourierista muy repetida dice: “Estudiemos los medios para desarrollar y no reprimir las pasiones. Tres mil años fueron estúpidamente desperdiciados en ensayos de teorías represivas: es hora de hacer un profundo cambio en política social y reconocer que el creador de las pasiones sabía de esto más que Platón y Catón: que Dios hizo bien todo lo que hizo; que si hubiera creído que nuestras pasiones eran perjudiciales e incapaces de un equilibrio general, no las habría creado, y que la razón humana, en lugar de criticar esas potencias invencibles que se llaman pasiones, habría hecho mejor en estudiar sus leyes en la síntesis de la atracción.”

1 Comments:

At 7:05 a. m., Anonymous Columba said...

vaya que interesante, no me había puesto a reflexionar sobre esto. Gastrósofos, que bueno que exista gente como ustedes que se preocupas por el arte de la cocina o las comida. Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home