Harmonia libertaria: rayuela

Una sociedad universal de pequeñas ciudades libertarias, autogestionarias, ecológicas, un poco urbanas y un poco rurales, con tejados que son jardines comestibles (huertos con flores) y cada manzana (pero manzana redonda, no cuadrada)tenga un parque comunitario que es un huerto.

1.23.2008

En la boda de Raquelita y David




EN LA BODA DE RAQUEL Y DAVID

Vayan unas palabras para mis amigos de ultramar en la voz de Carmen Pereira, valerosa gallega que nos dejó una morriña incurable, pues no olvidamos su mayor lección: que la política es también amor, ternura, solidaridad, pasión y espíritu bravío para defender a los humildes.

Nada podría ser menos ajeno a mi corazón que la suerte de Raquelita, porque su nacimiento no fue producto del azar: la imaginamos con nombre y apellido, tal cual es, un año antes de que naciera; y quiso el destino que naciera un 25 de marzo, día de la Anunciación. Por eso se llama también Gabriela, como el arcángel, aunque me hubiera gustado que se llamara Anunciada.

Raquelita creció con una ilusión incontenible, y puedo decir que hasta hoy no ha perdido su capacidad de asombro. En más de medio siglo de vida, no he visto ojos más expresivos, ojos que no saben guardar secretos, que transparentan sus sentimientos con una nitidez que deslumbra. Así la recuerdo desde muy niña hasta hoy que, desde hace varios años, sólo la veo en fotografías.

Raquelita siempre mira a la cámara por esa vieja costumbre de contarme sus sentimientos con los ojos. Y esos ojos no pueden mentir: transmiten amor, dicha, ilusión, como sus cartas, que también son dramáticamente expresivas, tanto en sus arrebatos de júbilo como en algunos momentos de desaliento.

No he dudado un instante en convencerme de que esa mirada dulce y llena de esperanza de Raquelita se debe al amor, no al amor a secas, sino al amor por David Carranza, un alma gemela que Dios puso en su camino. Por esas razones, esta es una carta de gratitud a Dios, a la vida, pero sobre todo a la familia Carranza Peco, que le ha brindado a Raquelita un hogar y un sitio al abrigo del fogón familiar.

Los Rocha, los Monroy, los Escóbar, somos una tribu con dos enseñas: el amor y la solidaridad. Cultivamos la pretensión de que nada humano nos sea ajeno. Somos ciudadanos de esta pequeña provincia boliviana del Planeta Tierra, con fuertes raíces americanas pero con una pizca de atributos del alma extremeña, como son la sencillez de corazón, el amor familiar y el menosprecio por los fuegos fatuos de este mundo.

La tribu de acá se siente muy honrada y feliz de incorporar a David a nuestras filas. El amor a la vida y al disfrute nos ha hecho apreciar, más que nada en el mundo, los dulces placeres de la mesa y de la cama, quizá los únicos verdaderamente humanos porque fundan la filosofía y la cultura, a diferencia de invenciones como el poder, la guerra, la gloria, la riqueza o el sentido de posesión, que expresan el lado oscuro del alma.

Para este servidor, cuya biografía podría reducirse a una constante crítica de la sazón pura, no hay nada más halagüeño ni motivo mayor de orgullo que aproximarse con amor paternal a un artista mayor de la cocina, como es David Carranza Peco, y darle un cariñoso abrazo de ultramar, que ya hubiera querido hacerlo personalmente, pero, ya se sabe que la olla del escritor tiene algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes y algún palomino de añadidura los domingos, que consumen las tres partes de nuestra magra hacienda.

Con que mi hija hallara un hombre honrado para compartir su destino, ya me hubiera sentido feliz; pero si además es David, que adorna su vida con los secretos de ese arte mayor, la cocina, me hace sentir colmado de bendiciones. Como dijo el gran Julio Camba: Los pueblos tienen siempre los gobiernos y los restaurantes que se merecen.

Un detalle que no quiero olvidar: cuando dos personas se casan, en realidad unen sus vidas dos familias; si hay armonía entre ellas, seguramente habrá una conjunción estelar favorable para la felicidad de los novios. Con ese propósito, hoy, muy temprano, hemos alzado la primera copa de cava para enviar, de este lado del mundo, un beso de paz a Amelia, una calurosa felicitación a Raquelita y a David, y un abrazo a Simón, a los abuelos Juan y Mary, a Luis Miguel y Juan Pablo, a Carmen Pereira y Farruco, a Hanne Amado, a Paulita y Jorge, a Vivi, a Óscar Avilés, a los amigos de Madrid, a nuestra familia de ultramar.

Yolanda y Ramón; Ariel y Jimena, Manuel y Emma, Rosy, Camila y Ramoncito, Ale y Antü les decimos:

¡Salud! ¡Y que vivan los novios!

3 Comments:

At 11:30 a. m., Blogger Ganjartek said...

En buena hora...las alianzas que nacen siempre son motivo de esperanza...

 
At 6:15 a. m., Blogger Nadir said...

saludos!
recien vi una nota tuya (o sobre ti) y tu proyecto, asi como tu interes en Second Life, estoy (estamos) ahi dentro desde hace mas de 3 años y nos interesa impulsar diferentes temas con respecto al metaverso y la comunidad hispana mundial, date una vuelta por mi blog y si te interesa, hagamos algo en conjunto

(www.metaverbo.com)

un abrazo!

 
At 9:41 p. m., Anonymous foreplay techniques said...

wow hermosa boda los felicito

 

Publicar un comentario

<< Home